Pedagogía Social

martes, mayo 30, 2006

El multiculturalismo según Carabaña

Al leer este artículo lo primero que me llama la atención, es que realmente este acercamiento queda muy desfasado con la realidad actual referente al multiculturalismo. A lo largo de todo el texto se haabla del multiculturalismo aplicado a la etnia gitana, a las diferencias de género o a las diferencias lingüisticas, puesto que en la época en la que se escribió el artículo y como se dice en el mismo son las únicas necesidades existentes.
En la actualidad la realidad multicultural es muy diferente, existe una gran afluencia de inmigración sobre todo en los niveles básicos de educación y existen también diferentes leyes que regulan en el ámbito escolar las necesidades educativas de estos alumnos.
De todos los puntos de los que consta el texto, me parecen de especial interés los tres últimos, dentro de las consideraciones pedagógicas, ya que los primeros son más bien un breve repaso histórico de acciones multiculturalistas en el sistema educativo.
En este último apartado se representa un modelo de multiculturalidad en el que prima tratar al individuo como lo que es, un sujeto individual que no tiene porque respolnder a los estereotipos de la cultura a la que pertenece. Creo que esta idea es primordial no solo a la hora de tratar con sujetos de diferentes culturas, sino a la hora de realizar una educación de calidad con cualquier individuo.
También se trata el tema de la aceptación por parte de los alumnos de otros sistemas de referencia tan válidos como los propios y de la experiencia llevada a cabo en un curso de Formación Profesional, a pesar de las pegas que el autor pone, creo que esta experiencia plantea un modelo multicultural realmente integrador, puesto que se parte de la igualdad individual que como ya he dicho es esencial en cuanto a educación nos referimos.
Para finalizar, citar una frase que me parece que resume la idea del texto;
" Si tratamos a alguien no como individuo, sino como perteneciente a un grupo o a una cultura, no lo tratamos como individuo diferente, singular, lo tratamos como particular, como especie diferente".

viernes, mayo 12, 2006

Ayudas a mayores.

Levanto la vista en el metro y veo un anuncio de la Comunidad de Madrid sobre las ayudas que se ofertan a las personas mayores, atención a domicilio, teleasistencia, etc. Cualquiera que viese estos anuncios pensaría que la Comunidad de Madrid realiza una gran labor de ayuda con su población de mayores ¿no?. Continuamente vemos en todos los medios de comunicación anuncios, artículos de opinión y proclamaciones de políticos en las que se nos muestra la gran labor social que el gobierno realiza con sus ciudadanos, pero la realidad es bastante diferente.
Una amiga mía, diplomada en Trabajo Social, trabaja como teleoperadora en un centro de teleasistencia de la Comunidad de Madrid y la realidad que ella vive día a día no tiene mucho que ver, si es cierto que en estos centros se trabaja al máximo para ayudar a las personas mayores que viven solas a que su día a día no sea tan desolador. Pero también es cierto que la ayuda a domicilio que se plantea como la panacea de todos los males de los mayores, no es ni suficiente, ni se da en el tiempo que se necesita.
Ejemplo: Una anciana que no puede ser atendida por sus hijos por que deben trabajar, se rompe ambos brazos, solicita ayuda a domicilio y esta ayuda puede llegarle al cabo de los 3 o 4 meses, cuando posiblemente esta persona ya haya encontrado la manera de desenvolverse o simplemente le hayan quitado ya las escayolas. Entonces, ¿de qué sirve solicitar esta ayuda?. Si, te la conceden, pero demasiado tarde.
Existe una gran cantidad de personas que por sus estudios o por su devoción estarían encantados de trabajar con este colectivo pero no pueden o bien porque para acceder a la bolsa de empleo debes pasar unas oposiciones o bien por que simplemente no hay tales puestos, que por cierto son bastante necesarios.
En el caso de la teleasistencia, la Comunidad de Madrid hace una subcontrata con el ayuntamiento, el ayuntamiento a su vez subcontrata a una empresa privada y esta empresa es la que se encarga de contratar al personal necesario y de poner los medios pertinentes para llevar a cabo su labor. Yo creo que en todas estas subcontrataciones se pierde mucho dinero que podría ser aprovechado para realmente realizar esa gran labor social de la que tanto se habla en los medios de comunicación.

lunes, mayo 08, 2006

Educación para adultos.

En la última sesión tratamos el tema de la educación de adultos, surgieron muchos puntos de vista en los que, en mi opinión, no se tuvo en cuenta algo tan básico como que en la mayoría de las ocasiones no educamos a personas con las mismas características que nosotros.
Se habló largo y tendido sobre las diferentes características que poseen las personas adultas a la hora de enfrentarse al aprendizaje, se mostraron los pros y contras de esas características y la manera en que podemos aprovecharlas, para partiendo de ellas procurar impartir una educación de la mayor calidad posible. Sin embargo, no nos paramos a pensar que a la hora de enfrentarnos a la educación de niños/as o de jóvenes el caso sigue siendo el mismo, debemos ofrecer una educación o una intervención a sujetos que no tienen las mismas características que nosotros.
¿Pero por qué el ofrecer una educación a personas adultas nos resulta tan complicado? Estamos acostumbrados a hablar de la educación en las escuelas, de los problemas de los adolescentes y de cómo atajarlos, en los medios de comunicación salen noticias continuamente que nos informan sobre reformas, problemas, soluciones, etc. Parece que la educación para niños/as y jóvenes es algo que conocemos bastante bien, sobre todo aquellos que estudiamos en esta facultad. Pero esta cantidad de información se ve bastante reducida cuando tratamos la educación para adultos, puede que veamos la dificultad de su educación en el hecho de que no estamos excesivamente relacionados con la manera de hacerlo. A lo largo de la carrera contamos con un montón de asignaturas sobre la psicología del niño, del adolescente... pero ¿qué pasa con la psicología del adulto y de las personas mayores? Si quieres tener algún tipo de formación al respecto debes coger alguna asignatura de libre elección que versa sobre este tema y lo mismo pasa al hablar de cualquier tipo de legislación o de literatura formal acerca de la educación de personas adultas.
Aunque hablemos de adolescentes que dejan por un tiempo los estudios y deciden retomarlos años más tarde nos da la sensación de que los destinatarios a los que nos dirigimos son unos completos desconocidos y que este tipo de educación supone un gran reto para nosotros. Sin embargo yo creo que sea cual sea la edad del destinatario de la educación, ésta supone un reto para el educador y que a la hora de llevar a cabo cualquier programación debemos partir de conocer al dedillo sus características para poder sacarlas el mayor partido posible y de ese modo realizar una intervención de calidad.

sábado, abril 22, 2006

Cuando un enchufe se rompe encontramos al técnico adecuado que nos ayuda a solucionar el problema, cuando se rompe una cañería tenemos el teléfono del fontanero que hizo un módulo de fontanería y puede ayudarnos a resolver nuestro problema. Pero cuando una persona nos llega con el corazón roto ¿a qué especialista acudimos? Los de sanitas dicen que al psicólogo, pero yo me refiero a algo diferente.
Si nos encontramos con un alumno con necesidades educativas especiales, realizamos una adaptación curricular para ayudarle. Si trabajamos con un colectivo en riesgo de marginación social, realizamos un proyecto de intervención social para tratar de favorecer a ese colectivo. Conocemos las teorías de Piaget, Vigotsky, Bruner, Freud y un montón de modelos que nos dicen como actuar y las técnicas que utilizar a la hora de enfrentarnos a la tarea del aprendizaje de una persona.
El pedagogo debe orientar, ayudar, guiar, pero cuando esa ayuda se refiere a temas no tan académicos nos encontramos totalmente solos. Ningún estudioso del aprendizaje humano a escrito sobre el hecho de que cuando una persona se encuentra triste por el motivo que sea se puede dar el caso de que no quiera aprender y cómo debe afrontar esa situación el pedagogo. ¿Dónde está el artículo de "x" que habla sobre como tratar con un niño la perdida de su perro Curro? Es cierto que debemos conocer los diferentes modelos y teorías que nos ayuden a guiar nuestra tarea, pero también es cierto que el ser humano es algo más que lo que puede verse, que sus simples actos, el ser humano tiene algo que puede pasar desapercibido en la mayoría de las ocasiones, pero que sin embargo es lo que hace que sea tan especial, el ser humano siente.

lunes, marzo 27, 2006

Felicidad

¿Qué es la felicidad? En un principio puede parecer una pregunta sencilla, puesto que todos tenemos más o menos claro ( a grandes rasgos) que es eso de ser feliz, sin embargo dudo mucho que sea una pregunta típica. Cuando somos felices no nos paramos a preguntarnos ¿por qué soy feliz?, ¿qué ha cambiado en mi vida para que hoy me sienta feliz?, simplemente somos felices y eso nos basta, deisfrutamos de cada momento sin pensar en la causa o en el fin de esta, en algunas ocasiones ni tan siquiera nos damos cuenta de que somos felices, nos sentimos bien, nos levantamos cada día con una sonrisa en la cara y vivimos en nuestra burbuja.

Es cuando esta felicidad se acaba, cuando empezamos a torturarnos con preguntas, cuando analizamos a fondo nuestra vida y tratamos de descubrir porque no somos felices. Será poque esa situación no nos gusta y necesitamos encontrar una salida o tal vez por que nuestra burbuja a estallado y nos damos cuenta de que necesitamos encontrar la causa de nuestra infelicidad y acabar con ella o encontrar esa variables en nuestra vida que nos permitía ser felices sin pensar en si eramos o no felices.

Y me vuelvo a preguntar ¿qué es la felicidad?, ¿existe una felicidad plena? Para mi la felicidad, la felicidd plena, es un camino que nunca se acaba, es una búsqueda de algo que siempre parece estar incompleto. Basamos nuestra vida en tratar de ser personas felices, por eso hacemos todas o la mayoría de las cosas que hacemos. Cuando algo o alguien nos produce infelicidad lo apartamos de nuestra vida, al igual que si algo no hace felices procuramos repetir la experiencia.

Sin embargo a medida que vamos alcanzando esos objetivos que supuestamente no hacen felices, sentimos que aún nos falta algo, que todavía podemos crecer más como personas y llegar a ser más felices si cabe. Nunca terminamos de buscar, siempre encontramos más objetivos que nos pueden hacer más felices. La búsqueda de la felicidad es interminable y realmente es la mejor manera de encontrarla, ilógico ¿verdad? Pero pensarlo bien, que sentido tendría nuestra vida so alcanzásemos la felicidad plena, si ya no nos quedase nada mejor que hacer, si ya no pudieramos seguir soñando con algo que nos hiciese más felices.

Gabriel García Márquez dijo que; todo el mundo quiere vivir en la cima de la
montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada
.

Igual que los sueños sirven para eso, para seguir soñando, la felicidad, para mí, sirve para lo mismo, para seguir buscándola, disfrutando cada día de los pequeños momentos que nos hacen felices y buscando nuevos momentos que nos hagan más felices. Creo que la felicidad es como la extensión del universo , nunca se llega al final, lo cual no quiere decir que no estés dentro de él.

martes, marzo 14, 2006

Incertidumbre pedagógica

En una de las últimas sesiones de clase, se dijo, hablando de la educación y también haciendo referencia a sesiones anteriores, que habría que tener en cuenta los espacios sin planificar, en los cuales el "alumno" aprende para poder aprovecharlos al máximo. Ésta, podría ser una gran idea, si estuviésemos hablando de ecuaciones de segundo grado, del punto de ebullición del agua o del ciclo del carbono, pero creo que nos olvidamos de algo de vital importancia, el ser humano NO es una ciencia exacta y si la educación versa sobre el ser humano, podemos deducir que tampoco es una ciencia exacta.

En ocasiones pretendemos que a la hora de educar no escape nada a nuestro control, realizamos un gran análisis de necesidades, planteamos unos buenos objetivos acordes con lo que queremos llevar a cabo, realizamos una planificación exahustiva de cada sesión, de cada actividad y de cada segundo que vamos a pasar con el "alumno" y de repente nos encontramos con que la persona a la que queremos educar, guiar, orientar, formar o lo que quiera que hayamos planeado para ella, no quiere saber que es lo que tenemos que decir o parece que nos escucha y que aprende pero en cuanto nos damos media vuelta entendemos que no es así.
El ser humano es inconstante, variable y en la mayoría de los casos impredecible, le afectan tal cantidad de variables que nunca podemos llegar a afirmar con total seguridad como va a reaccionar ante un estímulo. Y esto es lo mejor del ser humano, un arquitecto sabe perfectamente que cantidad de vigas necesita para un edificio determinado, sin embargo un pedagogo tiene que estar siempre alerta para poder hacer frente a situaciones inesperadas, nunca basta con una buena planificación o una buena teoría, para llevar a cabo una buena intervención, nunca sabes como va a terminar una sesión, aunque el grupo con el que trabajes sea el mismo desde hace años.
Creo que una virtud de cualquier educador es estar dispuesto a aceptar todo esto, debemos aprovechar cualquier resquicio de atención que se nos brinda para poder llevar a cabo nuestra labor, al igual que debemos aceptar las pequeñas derrotas del día a día, sin que esto suponga el fin de nuestra tarea. La capacidad de reacción y la flexibilidad deben ser primordiales al trabajar con personas, puesto que como he dicho antes, nunca sabes que va a ocurrir cuando tratas de educar, formar, orientar o lo que sea que hayas planeado para esa persona.

lunes, marzo 06, 2006

Pon un Pedagogo en tu vida.

Desde hace varios días ando dando vueltas al tema de la reflexión de esta semana, bueno más bien la pasada, he visitado algunos de los espcaios de mis compañer@s, he estado leyendo los artículos, he estado pensando y pensando, y por fin ayer de la manera más absurda se me ocurrió.
Desde que comencé la carrera he aguantado estoicamente la bromita de mis amig@s de que " el ver tantos pies al cabo del día acaba con la salud mental de cualquiera...". Y es que llevo 5 años defendiendo la Pedagogía a capa y a espada y a pesar de esta broma, que por cierto es ya todo un clásico, he conseguido que mi círculo de conocido@s sepa diferenciar un pedagogo, de un podologo, un logopeda o de "esos que trabajan con niñ@s". Se podría decir que es mi primera intervención social, casi sin proponermelo, enseñar a la gente que es la Pedagogía y la necesidad de la misma.
Supongo que todo esto os sonará bastante familiar, cuando alguien pregunta "¿Y tú qué estudias?", si la respuesta hace referencia a cualquier carrera de ciencias puras, se obtiene algo del estilo de "Pues eso tiene mucha salida", "Que carrera más difícil ¿no?" o "¡Mira! Igual que Pepito y él se colocó nada más terminar".
Sin embargo, cuando alguien me hace esa misma pregunta, en la mayoría de las ocasiones me hecho a temblar... Estoy cansada de escuchar decir a todo el mundo que la Pedagogía no tiene salida, que no sirve para nada, etc, cuando realmente pocos saben para qué sirve. Pero este no es un problema que se de solo en mi círculo de conocido, por desgracia, es un problema existente en toda la sociedad, es difícil encontrar noticias, anuncios de empleo o algún tipo de mención hacia los pedagogos en este país. Y como todos sabemos, un pedagogo "va bien allá donde le pongas", podemos trabajar en instituciones de educación formal, en proyectos de intervención social junto con educadores y trabajadores sociales y en lo que se refiere al ámbito laboral cada vez se abren más puertas para poder ir asentándonos en nuevos campos de trabajo.
Entonces, si podemos trabajar en ámbitos tan dispares, ¿cómo es que nadie sabe de nosotr@s? Si el pedagogo guía, forma, planifica, evalúa, orienta, gestiona,... ¿por qué solo los que estudiamos, o han estudiado pedagogía, sabemos lo que hacen?. Si todo el mundo es capaz de hablar de la educación puesto que tod@s hemos sido educad@s, ¿porqué nadie conoce ese "ente" educador llamado pedagogo?
Espero vuestros comentarios.